Nuevas recetas

Moschino RTW Primavera 2014: Olvídese de la colección: ¡¡¡Todo se trata del espectáculo !!!

Moschino RTW Primavera 2014: Olvídese de la colección: ¡¡¡Todo se trata del espectáculo !!!

La moda en Moschino durante la semana de la moda de Milán puede no haber sido la mejor, pero ¡guau! Fue todo un espectáculo. Y abrir con modelos de sincronización de labios y baile que dan vueltas en la pasarela es definitivamente una forma de hacerse notar. Con un público aplaudiendo al compás y la música a todo volumen, el inicio de la fiesta fue cuando se mostraron los looks más vanguardistas de la colección.
Vestidos de fiesta con bolsas de basura, grandes motivos de vacas y una cabeza cubierta con ositos de peluche pasaron por la pasarela antes de que la música cambiara a un tono más suave y comenzara el verdadero espectáculo.
Fieles a una colección de excesos, las modelos salieron en parejas (aunque realmente no parecían encajar), vestidas en blanco y negro opuestos, creando una yuxtaposición de chica buena y chica mala. Pero incluso el choque de materiales de múltiples cadenas, brillo, cremallera, rayas, lunares, cuadros a cuadros (no, no lo estoy inventando) que bajó por la pasarela quedó en segundo plano frente a las actitudes de las modelos.
Mientras que algunas parejas parecían estar en perfecto unísono, felizmente tomados de la mano o posando juntos cuando llegaban al final de la pista; la mayoría lucía como si estuvieran tratando de superarse el uno al otro, pavoneándose más fuerte, caminando más rápido o ocupando suficiente espacio con la esperanza de que el otro se cayera. Afortunadamente, nadie lo hizo.
No hay una forma real de identificar la inspiración visual de esta colección. Tampoco quisiera realmente. Ponga música con las letras "Soy lo que soy, no necesito excusas", voy a hacer una conjetura educada y decir que el punto es hacer lo suyo cuando se trata de moda: use lo que quiera y sea usted mismo . Y aunque es posible que no use nada de la colección, definitivamente es un sentimiento que puedo respaldar.
Luego, justo cuando pensaba que todo había terminado, el telón del escenario se abrió y Gloria Gaynor gritó su éxito "Soy lo que soy", con modelos posando frígidamente detrás de ella antes de que comenzara un segundo desfile. Incluía baile de salsa con víveres (por supuesto) y un avión de la fuerza aérea modelo grande balanceado precariamente sobre la cabeza de una modelo. Y el desfile no estaría completo sin una modelo pavoneándose vestida como una bolsa de compras Moschino, esta es la Semana de la Moda de Milán, todo es totalmente normal.


Teoría en Uniqlo

La marca estadounidense, hermana de Uniqlo, aparece con su propio pequeño espacio en el nuevo buque insignia global de la moda rápida japonesa en Ginza, Japón.

Uniqlo en Tokio ofrece la etiqueta más exclusiva Theory, su marca hermana bajo la empresa matriz Fast Retailing, junto con sus ofertas LifeWear, en su tienda Yurakucho / Ginza, que reabrió en junio pasado después de una remodelación (y expansión), reinventado por el estudio de arquitectura suizo. de Herzog & amp de Meuron. La teoría en el espacio brillante de las nalgadas en el edificio Marronnier Gate 2 es una adición sorprendente a una tienda inicialmente apodada Uniqlo Tokyo, que, según un comunicado de prensa de la compañía, fue "creada como la nueva tienda insignia global para encarnar el ideal de LifeWear". No es sorprendente que Theory, con sus líneas limpias y su paleta generalmente neutral, se ajuste a la factura y al entorno minorista. La colección podría haber sido, a simple vista, Uniqlo U, la submarca que actualmente dirige Christophe Lemaire en París.

Lanzado en octubre pasado, Theory at Uniqlo ocupa unos 60 metros cuadrados en el primer y segundo piso. A menos que lo busque, es muy probable que se pierda la colección relativamente pequeña. Con la marca incorporada en los accesorios de apariencia industrial que combinan bien con las vigas expuestas del vestíbulo central de la tienda de cuatro niveles, la esquina es algo discreta y está abrumada por la oferta más grande y colorida de Uniqlo. Se podría suponer que Uniqlo espera subrayar su versatilidad, que su LifeWear, por básico que sea, podría combinarse de manera fácil y elegante con otros estilos más 'elevados', especialmente los de su familia de marcas, que incluye la marca francesa Comptoir des Cotonniers. , también disponible aquí. Pero una cosa destaca: la diferencia de precio. La teoría ocupa muchos peldaños en la jerarquía de precios. La sudadera con capucha One Theory costaba JPY 23.000 (aproximadamente SGD 294), mientras que la de Uniqlo se podía conseguir por JPY 2900 (aproximadamente SGD37).

Es inexacto pensar que solo porque uno compra en Uniqlo, solo quiere comprar mercadería barata

El hecho de que Fast Retailing reúna dos de sus marcas en el lado diferente de la escala de precios es, desde una perspectiva minorista, un arreglo refrescante. Es inexacto, incluso parroquial, pensar que solo porque uno compra en Uniqlo, solo quiere comprar mercadería barata. Un ojo perspicaz, como posee Uniqlo, no está entrenado solo en el precio. Quizás esto funcione solo en Japón. Aún no hay noticias de Uniqlo SG si la teoría se presentará aquí. Sabemos, por supuesto, que nuestros compradores tienen el hábito tendencioso de buscar lo barato. Desde su llegada a nuestras costas en 2009, sus visitantes asocian principalmente la marca con la moda de bajo precio que con la moda rápida, a menudo pasando por alto su valor de diseño. En una declaración antes del lanzamiento de Theory (y Comptoir des Cotonniers) en Uniqlo Tokio, Fast Retailing declaró que el paso hacia una tienda de etiquetas múltiples “permite a los clientes manipular y comprar artículos con la misma alta calidad y comodidad de Uniqlo [y ] ofrecen a los clientes la oportunidad de coordinar libremente artículos de las tres marcas ”. Sospechamos que esta ventaja obvia tendría poca aceptación en nuestra isla.

Theory nació en Nueva York en 1999 cuando el ex director ejecutivo de Anne Klein, Andrew Rosen, se asoció con el diseñador israelí Elie Tahari para crear una línea que era ampliamente conocida en ese momento para atender específicamente a mujeres profesionales. La ropa asociada con la teoría era, al menos inicialmente, pantalones: en particular estirarse pantalones, pero cortados y con un estilo más elegante. Ese artículo se convirtió en el motor del éxito de la marca. En 2003, tanto el Sr. Rosen como el Sr. Tahari vendieron Theory a su licenciatario japonés Link International (antes de convertirse en Link Theory Holdings o LTH) justo después de que la empresa compatriota Fast Retailing adquiriera una “participación accionaria” en Link. Dos años más tarde, la filial estadounidense de LTH compró Helmut Lang del Grupo Prada. En 2009, LTH era propiedad total de Fast Retailing (después de lo cual, adquirieron la marca de jeans J Brand en 2012). Bajo la nueva propiedad, Theory disfrutó de un éxito razonable. Entre 2010 y 2014, fue diseñado por el “Príncipe de Goth” Olivier Theyskens. Rosen incluso le permitió al diseñador su propia huella, la teoría de Theyskens (al principio, una cápsula de prueba de la teoría de Olivier Theyskens). Si bien se elevó el perfil global de Theory en este momento, se informó que las cifras de ventas que Rosen había anhelado nunca se materializaron.

La teoría y la relación de Uniqlo en el piso de ventas se remonta a 2016, cuando una colaboración entre los dos produjo una colección cápsula ciertamente conservadora para hombres. Se comercializó con una frase pegadiza: "Ingeniería japonesa, estilo de Nueva York", quizás para recordar a los compradores los orígenes de la marca en la Gran Manzana. Esta colaboración volvió el año pasado. No está claro cuán exitosa es esta marca compartida, pero la temporada repetida y, ahora, un rincón de teoría en un buque insignia de Uniqlo son indicaciones de que Fast Retailing tiene grandes planes y grandes esperanzas para un nombre que es, para muchos, un recuerdo inquebrantable de la década de 2000, cuando, mucho antes de la (afortunadamente finalizando) tumultuosa era de Trump, las etiquetas estadounidenses tenían cierto atractivo, si no prestigio.


Teoría en Uniqlo

La marca estadounidense, hermana de Uniqlo, aparece con su propio pequeño espacio en el nuevo buque insignia global de la moda rápida japonesa en Ginza, Japón.

Uniqlo en Tokio ofrece la etiqueta más exclusiva Theory, su marca hermana bajo la empresa matriz Fast Retailing, junto con sus ofertas LifeWear, en su tienda Yurakucho / Ginza, que reabrió en junio pasado después de una remodelación (y expansión), reinventado por el estudio de arquitectura suizo. de Herzog & amp de Meuron. La teoría en el espacio brillante de las nalgadas en el edificio Marronnier Gate 2 es una adición sorprendente a una tienda inicialmente apodada Uniqlo Tokyo, que, según un comunicado de prensa de la compañía, fue "creada como la nueva tienda insignia global para encarnar el ideal de LifeWear". No es sorprendente que Theory, con sus líneas limpias y su paleta generalmente neutral, se ajuste a la factura y al entorno minorista. La colección podría haber sido, a simple vista, Uniqlo U, la submarca que actualmente dirige Christophe Lemaire en París.

Lanzado en octubre pasado, Theory at Uniqlo ocupa unos 60 metros cuadrados en el primer y segundo piso. A menos que lo busque, es muy probable que se pierda la colección relativamente pequeña. Con la marca incorporada en los accesorios de apariencia industrial que combinan bien con las vigas expuestas del vestíbulo central de la tienda de cuatro niveles, la esquina es algo discreta y está abrumada por la oferta más grande y colorida de Uniqlo. Se podría suponer que Uniqlo espera subrayar su versatilidad, que su LifeWear, por básico que sea, podría combinarse de manera fácil y elegante con otros estilos más 'elevados', especialmente los de su familia de marcas, que incluye la marca francesa Comptoir des Cotonniers. , también disponible aquí. Pero una cosa destaca: la diferencia de precio. La teoría ocupa muchos peldaños en la jerarquía de precios. La sudadera con capucha One Theory costaba JPY 23.000 (aproximadamente SGD 294), mientras que la de Uniqlo se podía conseguir por JPY 2900 (aproximadamente SGD37).

Es inexacto pensar que solo porque uno compra en Uniqlo, solo quiere comprar mercadería barata

El hecho de que Fast Retailing reúna dos de sus marcas en el lado diferente de la escala de precios es, desde una perspectiva minorista, un arreglo refrescante. Es inexacto, incluso parroquial, pensar que solo porque uno compra en Uniqlo, solo quiere comprar mercadería barata. Un ojo perspicaz, como posee Uniqlo, no está entrenado solo en el precio. Quizás esto funcione solo en Japón. Aún no hay noticias de Uniqlo SG si la teoría se presentará aquí. Sabemos, por supuesto, que nuestros compradores tienen el hábito tendencioso de buscar lo barato. Desde su llegada a nuestras costas en 2009, sus visitantes asocian principalmente la marca con la moda de bajo precio que con la moda rápida, a menudo pasando por alto su valor de diseño. En una declaración antes del lanzamiento de Theory (y Comptoir des Cotonniers) en Uniqlo Tokio, Fast Retailing declaró que el paso hacia una tienda de etiquetas múltiples “permite a los clientes manipular y comprar artículos con la misma alta calidad y comodidad de Uniqlo [y ] ofrecen a los clientes la oportunidad de coordinar libremente artículos de las tres marcas ”. Sospechamos que esta ventaja obvia tendría poca aceptación en nuestra isla.

Theory nació en Nueva York en 1999 cuando el ex director ejecutivo de Anne Klein, Andrew Rosen, se asoció con el diseñador israelí Elie Tahari para crear una línea que era ampliamente conocida en ese momento para atender específicamente a mujeres profesionales. La ropa asociada con la teoría era, al menos inicialmente, pantalones: en particular estirarse pantalones, pero cortados y con un estilo más elegante. Ese artículo se convirtió en el motor del éxito de la marca. En 2003, tanto el Sr. Rosen como el Sr. Tahari vendieron Theory a su licenciatario japonés Link International (antes de convertirse en Link Theory Holdings o LTH) justo después de que la empresa compatriota Fast Retailing adquiriera una “participación accionaria” en Link. Dos años más tarde, la filial estadounidense de LTH compró Helmut Lang del Grupo Prada. En 2009, LTH era propiedad total de Fast Retailing (después de lo cual, adquirieron la marca de jeans J Brand en 2012). Bajo la nueva propiedad, Theory disfrutó de un éxito razonable. Entre 2010 y 2014, fue diseñado por el “Príncipe de Goth” Olivier Theyskens. Rosen incluso le permitió al diseñador su propia huella, la teoría de Theyskens (al principio, una cápsula de prueba de la teoría de Olivier Theyskens). Si bien se elevó el perfil global de Theory en este momento, se informó que las cifras de ventas que Rosen había anhelado nunca se materializaron.

La teoría y la relación de Uniqlo en el piso de ventas se remonta a 2016, cuando una colaboración entre los dos produjo una colección cápsula ciertamente conservadora para hombres. Se comercializó con una frase pegadiza: "Ingeniería japonesa, estilo de Nueva York", quizás para recordar a los compradores los orígenes de la marca en la Gran Manzana. Esta colaboración volvió el año pasado. No está claro cuán exitosa es esta marca compartida, pero la temporada repetida y, ahora, un rincón de teoría en un buque insignia de Uniqlo son indicaciones de que Fast Retailing tiene grandes planes y grandes esperanzas para un nombre que es, para muchos, un recuerdo inquebrantable de la década de 2000, cuando, mucho antes de la (afortunadamente finalizando) tumultuosa era de Trump, las etiquetas estadounidenses tenían cierto atractivo, si no prestigio.


Teoría en Uniqlo

La marca estadounidense, hermana de Uniqlo, aparece con su propio pequeño espacio en el nuevo buque insignia global de la moda rápida japonesa en Ginza, Japón.

Uniqlo en Tokio ofrece la etiqueta más exclusiva Theory, su marca hermana bajo la empresa matriz Fast Retailing, junto con sus ofertas LifeWear, en su tienda Yurakucho / Ginza, que reabrió en junio pasado después de una remodelación (y expansión), reinventado por el estudio de arquitectura suizo. de Herzog & amp de Meuron. La teoría en el espacio brillante de las nalgadas en el edificio Marronnier Gate 2 es una adición sorprendente a una tienda inicialmente apodada Uniqlo Tokyo, que, según un comunicado de prensa de la compañía, fue "creada como la nueva tienda insignia global para encarnar el ideal de LifeWear". No es sorprendente que Theory, con sus líneas limpias y su paleta generalmente neutral, se ajuste a la factura y al entorno minorista. La colección podría haber sido, a simple vista, Uniqlo U, la submarca actualmente dirigida por Christophe Lemaire en París.

Lanzado en octubre pasado, Theory at Uniqlo ocupa unos 60 metros cuadrados en el primer y segundo piso. A menos que lo busque, es muy probable que se pierda la colección relativamente pequeña. Con la marca incorporada en los accesorios de apariencia industrial que combinan bien con las vigas expuestas del vestíbulo central de la tienda de cuatro niveles, la esquina es algo discreta y está abrumada por la oferta más grande y colorida de Uniqlo. Se podría suponer que Uniqlo espera subrayar su versatilidad, que su LifeWear, por básico que sea, podría combinarse de manera fácil y elegante con otros estilos más 'elevados', especialmente los de su familia de marcas, que incluye la marca francesa Comptoir des Cotonniers. , también disponible aquí. Pero una cosa destaca: la diferencia de precio. La teoría ocupa muchos peldaños en la jerarquía de precios. La sudadera con capucha One Theory costaba JPY 23.000 (aproximadamente SGD 294), mientras que la de Uniqlo se podía conseguir por JPY 2900 (aproximadamente SGD37).

Es inexacto pensar que solo porque uno compra en Uniqlo, solo quiere comprar mercadería barata

El hecho de que Fast Retailing reúna dos de sus marcas en el lado diferente de la escala de precios es, desde una perspectiva minorista, un arreglo refrescante. Es inexacto, incluso parroquial, pensar que solo porque uno compra en Uniqlo, solo quiere comprar mercadería barata. Un ojo perspicaz, como posee Uniqlo, no está entrenado solo en el precio. Quizás esto funcione solo en Japón. Aún no hay noticias de Uniqlo SG si la teoría se presentará aquí. Sabemos, por supuesto, que nuestros compradores tienen el hábito tendencioso de buscar lo barato. Desde su llegada a nuestras costas en 2009, sus visitantes asocian principalmente la marca con la moda de bajo precio que con la moda rápida, a menudo pasando por alto su valor de diseño. En una declaración antes del lanzamiento de Theory (y Comptoir des Cotonniers) en Uniqlo Tokio, Fast Retailing declaró que el paso hacia una tienda de etiquetas múltiples “permite a los clientes manipular y comprar artículos con la misma alta calidad y comodidad de Uniqlo [y ] ofrecen a los clientes la oportunidad de coordinar libremente artículos de las tres marcas ”. Sospechamos que esta ventaja obvia tendría poca aceptación en nuestra isla.

Theory nació en Nueva York en 1999 cuando el ex director ejecutivo de Anne Klein, Andrew Rosen, se asoció con el diseñador israelí Elie Tahari para crear una línea que era ampliamente conocida en ese momento para atender específicamente a mujeres profesionales. La ropa asociada con la teoría era, al menos inicialmente, pantalones: en particular estirarse pantalones, pero cortados y con un estilo más elegante. Ese artículo se convirtió en el motor del éxito de la marca. En 2003, tanto el Sr. Rosen como el Sr. Tahari vendieron Theory a su licenciatario japonés Link International (antes de convertirse en Link Theory Holdings o LTH) justo después de que la empresa compatriota Fast Retailing adquiriera una “participación accionaria” en Link. Dos años más tarde, la filial estadounidense de LTH compró Helmut Lang del Grupo Prada. En 2009, LTH era propiedad total de Fast Retailing (después de lo cual, adquirieron la marca de jeans J Brand en 2012). Bajo la nueva propiedad, Theory disfrutó de un éxito razonable. Entre 2010 y 2014, fue diseñado por el “Príncipe de Goth” Olivier Theyskens. Rosen incluso le permitió al diseñador su propia huella, la teoría de Theyskens (al principio una teoría de la cápsula de prueba de Olivier Theyskens). Si bien se elevó el perfil global de Theory en este momento, se informó que las cifras de ventas que el Sr. Rosen había anhelado nunca se materializaron.

La teoría y la relación de Uniqlo en el piso de ventas se remonta a 2016, cuando una colaboración entre los dos produjo una colección cápsula ciertamente conservadora para hombres. Se comercializó con una frase pegadiza: "Ingeniería japonesa, estilo de Nueva York", quizás para recordar a los compradores los orígenes de la marca en la Gran Manzana. Esta colaboración volvió el año pasado. No está claro el éxito de esta marca compartida, pero la repetición de la temporada y, ahora, un rincón de teoría en un buque insignia de Uniqlo son indicaciones de que Fast Retailing tiene grandes planes, y grandes esperanzas, para un nombre que es, para muchos, un recuerdo inquebrantable de la década de 2000, cuando, mucho antes de la (afortunadamente finalizando) tumultuosa era de Trump, las etiquetas estadounidenses tenían cierto atractivo, si no prestigio.


Teoría en Uniqlo

La marca estadounidense, hermana de Uniqlo, aparece con su propio pequeño espacio en el nuevo buque insignia global de la moda rápida japonesa en Ginza, Japón.

Uniqlo en Tokio ofrece la etiqueta más exclusiva Theory, su marca hermana bajo la empresa matriz Fast Retailing, junto con sus ofertas LifeWear, en su tienda Yurakucho / Ginza, que reabrió en junio pasado después de una remodelación (y expansión), reinventado por el estudio de arquitectura suizo. de Herzog & amp de Meuron. La teoría en el espacio brillante de las nalgadas en el edificio Marronnier Gate 2 es una adición sorprendente a una tienda inicialmente apodada Uniqlo Tokyo, que, según un comunicado de prensa de la compañía, fue "creada como la nueva tienda insignia global para encarnar el ideal de LifeWear". No es sorprendente que Theory, con sus líneas limpias y su paleta generalmente neutral, se ajuste a la factura y al entorno minorista. La colección podría haber sido, a simple vista, Uniqlo U, la submarca actualmente dirigida por Christophe Lemaire en París.

Lanzado en octubre pasado, Theory at Uniqlo ocupa unos 60 metros cuadrados en el primer y segundo piso. A menos que lo busque, es muy probable que se pierda la colección relativamente pequeña. Con la marca incorporada en los accesorios de apariencia industrial que combinan bien con las vigas expuestas del vestíbulo central de la tienda de cuatro niveles, la esquina es algo discreta y está abrumada por la oferta más grande y colorida de Uniqlo. Se podría suponer que Uniqlo espera subrayar su versatilidad, que su LifeWear, por básico que sea, podría combinarse de manera fácil y elegante con otros estilos más 'elevados', especialmente los de su familia de marcas, que incluye la marca francesa Comptoir des Cotonniers. , también disponible aquí. Pero una cosa destaca: la diferencia de precio. La teoría ocupa muchos peldaños en la jerarquía de precios. La sudadera con capucha One Theory costaba JPY 23.000 (aproximadamente SGD 294), mientras que la de Uniqlo se podía conseguir por JPY 2900 (aproximadamente SGD37).

Es inexacto pensar que solo porque uno compra en Uniqlo, solo quiere comprar mercadería barata

El hecho de que Fast Retailing reúna dos de sus marcas en el lado diferente de la escala de precios es, desde una perspectiva minorista, un arreglo refrescante. Es inexacto, incluso parroquial, pensar que solo porque uno compra en Uniqlo, solo quiere comprar mercadería barata. Un ojo perspicaz, como posee Uniqlo, no está entrenado solo en el precio. Quizás esto funcione solo en Japón. Aún no hay noticias de Uniqlo SG si la teoría se presentará aquí. Sabemos, por supuesto, que nuestros compradores tienen el hábito tendencioso de buscar lo barato. Desde su llegada a nuestras costas en 2009, sus visitantes asocian principalmente la marca con la moda de bajo precio que con la moda rápida, a menudo pasando por alto su valor de diseño. En una declaración antes del lanzamiento de Theory (y Comptoir des Cotonniers) en Uniqlo Tokio, Fast Retailing declaró que el paso hacia una tienda de etiquetas múltiples “permite a los clientes manipular y comprar artículos con la misma alta calidad y comodidad de Uniqlo [y ] ofrecen a los clientes la oportunidad de coordinar libremente artículos de las tres marcas ”. Sospechamos que esta ventaja obvia tendría poca aceptación en nuestra isla.

Theory nació en Nueva York en 1999 cuando el ex director ejecutivo de Anne Klein, Andrew Rosen, se asoció con el diseñador israelí Elie Tahari para crear una línea que era ampliamente conocida en ese momento para atender específicamente a mujeres profesionales. La ropa asociada con la teoría era, al menos inicialmente, pantalones: en particular estirarse pantalones, pero cortados y con un estilo más elegante. Ese artículo se convirtió en el motor del éxito de la marca. En 2003, tanto el Sr. Rosen como el Sr. Tahari vendieron Theory a su licenciatario japonés Link International (antes de convertirse en Link Theory Holdings o LTH) justo después de que la empresa compatriota Fast Retailing adquiriera una “participación accionaria” en Link. Dos años más tarde, la filial estadounidense de LTH compró Helmut Lang del Grupo Prada. En 2009, LTH era propiedad total de Fast Retailing (después de lo cual, adquirieron la marca de jeans J Brand en 2012). Bajo la nueva propiedad, Theory disfrutó de un éxito razonable. Entre 2010 y 2014, fue diseñado por el “Príncipe de Goth” Olivier Theyskens. Rosen incluso le permitió al diseñador su propia huella, la teoría de Theyskens (al principio, una cápsula de prueba de la teoría de Olivier Theyskens). Si bien se elevó el perfil global de Theory en este momento, se informó que las cifras de ventas que Rosen había anhelado nunca se materializaron.

La teoría y la relación de Uniqlo en el piso de ventas se remonta a 2016, cuando una colaboración entre los dos produjo una colección cápsula ciertamente conservadora para hombres. Se comercializó con una frase pegadiza: "Ingeniería japonesa, estilo de Nueva York", quizás para recordar a los compradores los orígenes de la marca en la Gran Manzana. Esta colaboración volvió el año pasado. No está claro cuán exitosa es esta marca compartida, pero la temporada repetida y, ahora, un rincón de teoría en un buque insignia de Uniqlo son indicaciones de que Fast Retailing tiene grandes planes y grandes esperanzas para un nombre que es, para muchos, un recuerdo inquebrantable de la década de 2000, cuando, mucho antes de la (afortunadamente finalizando) tumultuosa era de Trump, las etiquetas estadounidenses tenían cierto atractivo, si no prestigio.


Teoría en Uniqlo

La marca estadounidense, hermana de Uniqlo, aparece con su propio pequeño espacio en el nuevo buque insignia global de la moda rápida japonesa en Ginza, Japón.

Uniqlo en Tokio ofrece la etiqueta más exclusiva Theory, su marca hermana bajo la empresa matriz Fast Retailing, junto con sus ofertas LifeWear, en su tienda Yurakucho / Ginza, que reabrió en junio pasado después de una remodelación (y expansión), reinventado por el estudio de arquitectura suizo. de Herzog & amp de Meuron. La teoría en el espacio brillante de las nalgadas en el edificio Marronnier Gate 2 es una adición sorprendente a una tienda inicialmente apodada Uniqlo Tokyo, que, según un comunicado de prensa de la compañía, fue "creada como la nueva tienda insignia global para encarnar el ideal de LifeWear". No es sorprendente que Theory, con sus líneas limpias y su paleta generalmente neutral, se ajuste a la factura y al entorno minorista. La colección podría haber sido, a simple vista, Uniqlo U, la submarca actualmente dirigida por Christophe Lemaire en París.

Lanzado en octubre pasado, Theory at Uniqlo ocupa unos 60 metros cuadrados en el primer y segundo piso. A menos que lo busque, es muy probable que se pierda la colección relativamente pequeña. Con la marca incorporada en los accesorios de aspecto industrial que combinan bien con las vigas expuestas del vestíbulo central de la tienda de cuatro niveles, la esquina es algo discreta y está abrumada por la oferta más grande y colorida de Uniqlo. Se podría suponer que Uniqlo espera subrayar su versatilidad, que su LifeWear, por básico que sea, podría combinarse de manera fácil y elegante con otros estilos más 'elevados', especialmente los de su familia de marcas, que incluye la marca francesa Comptoir des Cotonniers. , también disponible aquí. Pero una cosa destaca: la diferencia de precio. La teoría ocupa muchos peldaños en la jerarquía de precios. La sudadera con capucha One Theory costaba JPY 23.000 (aproximadamente SGD 294), mientras que la de Uniqlo se podía conseguir por JPY 2900 (aproximadamente SGD37).

Es inexacto pensar que solo porque uno compra en Uniqlo, solo quiere comprar mercadería barata

El hecho de que Fast Retailing reúna dos de sus marcas en el lado diferente de la escala de precios es, desde una perspectiva minorista, un arreglo refrescante. Es inexacto, incluso parroquial, pensar que solo porque uno compra en Uniqlo, solo quiere comprar mercadería barata. Un ojo perspicaz, como posee Uniqlo, no está entrenado solo en el precio. Quizás esto funcione solo en Japón. Aún no hay noticias de Uniqlo SG si la teoría se presentará aquí. Sabemos, por supuesto, que nuestros compradores tienen el hábito tendencioso de buscar lo barato. Desde su llegada a nuestras costas en 2009, sus visitantes asocian principalmente la marca con la moda de bajo precio que con la moda rápida, a menudo pasando por alto su valor de diseño. En una declaración antes del lanzamiento de Theory (y Comptoir des Cotonniers) en Uniqlo Tokio, Fast Retailing declaró que el paso hacia una tienda de etiquetas múltiples “permite a los clientes manipular y comprar artículos con la misma alta calidad y comodidad de Uniqlo [y ] ofrecen a los clientes la oportunidad de coordinar libremente artículos de las tres marcas ”. Sospechamos que esta ventaja obvia tendría poca aceptación en nuestra isla.

Theory nació en Nueva York en 1999 cuando el ex director ejecutivo de Anne Klein, Andrew Rosen, se asoció con el diseñador israelí Elie Tahari para crear una línea que era ampliamente conocida en ese momento para atender específicamente a mujeres profesionales. La ropa asociada con la teoría era, al menos inicialmente, pantalones: en particular estirarse pantalones, pero cortados y con un estilo más elegante. Ese artículo se convirtió en el motor del éxito de la marca. En 2003, tanto el Sr. Rosen como el Sr. Tahari vendieron Theory a su licenciatario japonés Link International (antes de convertirse en Link Theory Holdings o LTH) justo después de que la empresa compatriota Fast Retailing adquiriera una “participación accionaria” en Link. Dos años más tarde, la filial estadounidense de LTH compró Helmut Lang del Grupo Prada. En 2009, LTH era propiedad total de Fast Retailing (después de lo cual, adquirieron la marca de jeans J Brand en 2012). Bajo la nueva propiedad, Theory disfrutó de un éxito razonable. Entre 2010 y 2014, fue diseñado por el “Príncipe de Goth” Olivier Theyskens. Rosen incluso le permitió al diseñador su propia huella, la teoría de Theyskens (al principio, una cápsula de prueba de la teoría de Olivier Theyskens). Si bien se elevó el perfil global de Theory en este momento, se informó que las cifras de ventas que Rosen había anhelado nunca se materializaron.

La teoría y la relación de Uniqlo en el piso de ventas se remonta a 2016, cuando una colaboración entre los dos produjo una colección cápsula ciertamente conservadora para hombres. Se comercializó con una frase pegadiza: "Ingeniería japonesa, estilo de Nueva York", quizás para recordar a los compradores los orígenes de la marca en la Gran Manzana. Esta colaboración volvió el año pasado. No está claro cuán exitosa es esta marca compartida, pero la temporada repetida y, ahora, un rincón de teoría en un buque insignia de Uniqlo son indicaciones de que Fast Retailing tiene grandes planes y grandes esperanzas para un nombre que es, para muchos, un recuerdo inquebrantable de la década de 2000, cuando, mucho antes de la (afortunadamente finalizando) tumultuosa era de Trump, las etiquetas estadounidenses tenían cierto atractivo, si no prestigio.


Teoría en Uniqlo

La marca estadounidense, hermana de Uniqlo, aparece con su propio pequeño espacio en el nuevo buque insignia global de la moda rápida japonesa en Ginza, Japón.

Uniqlo en Tokio ofrece la etiqueta más exclusiva Theory, su marca hermana bajo la empresa matriz Fast Retailing, junto con sus ofertas LifeWear, en su tienda Yurakucho / Ginza, que reabrió en junio pasado después de una remodelación (y expansión), reinventado por el estudio de arquitectura suizo. de Herzog & amp de Meuron. La teoría en el espacio brillante de las nalgadas en el edificio Marronnier Gate 2 es una adición sorprendente a una tienda inicialmente apodada Uniqlo Tokyo, que, según un comunicado de prensa de la compañía, fue "creada como la nueva tienda insignia global para encarnar el ideal de LifeWear". No es sorprendente que Theory, con sus líneas limpias y su paleta generalmente neutral, se ajuste a la factura y al entorno minorista. La colección podría haber sido, a simple vista, Uniqlo U, la submarca que actualmente dirige Christophe Lemaire en París.

Lanzado en octubre pasado, Theory at Uniqlo ocupa unos 60 metros cuadrados en el primer y segundo piso. A menos que lo busque, es muy probable que se pierda la colección relativamente pequeña. Con la marca incorporada en los accesorios de apariencia industrial que combinan bien con las vigas expuestas del vestíbulo central de la tienda de cuatro niveles, la esquina es algo discreta y está abrumada por la oferta más grande y colorida de Uniqlo. Se podría suponer que Uniqlo espera subrayar su versatilidad, que su LifeWear, por básico que sea, podría combinarse de manera fácil y elegante con otros estilos más 'elevados', especialmente los de su familia de marcas, que incluye la marca francesa Comptoir des Cotonniers. , también disponible aquí. Pero una cosa destaca: la diferencia de precio. La teoría ocupa muchos peldaños en la jerarquía de precios. La sudadera con capucha One Theory costaba JPY 23.000 (aproximadamente SGD 294), mientras que la de Uniqlo se podía conseguir por JPY 2900 (aproximadamente SGD37).

Es inexacto pensar que solo porque uno compra en Uniqlo, solo quiere comprar mercadería barata

El hecho de que Fast Retailing reúna dos de sus marcas en el lado diferente de la escala de precios es, desde una perspectiva minorista, un arreglo refrescante. Es inexacto, incluso parroquial, pensar que solo porque uno compra en Uniqlo, solo quiere comprar mercadería barata. Un ojo perspicaz, como posee Uniqlo, no está entrenado solo en el precio. Quizás esto funcione solo en Japón. Aún no hay noticias de Uniqlo SG si la teoría se presentará aquí. Sabemos, por supuesto, que nuestros compradores tienen el hábito tendencioso de buscar lo barato. Since its arrival on our shores in 2009, its visitors mostly associate the brand with low-priced fashion than fast fashion, often overlooking its design value. In a statement prior to the launch of Theory (and Comptoir des Cotonniers) at Uniqlo Tokyo, Fast Retailing stated that the step towards a multi-label store “allows customers to handle and purchase items with the same high quality and comfort of Uniqlo [and] offer customers the opportunity to freely coordinate items from the three brands”. This obvious plus, we suspect, would have weak acceptance on our island.

Theory was born in New York in 1999 when former Anne Klein CEO Andrew Rosen teamed up with the Israeli designer Elie Tahari to create a line that was widely known then to cater specifically to professional women. The clothes associated with Theory were—at least initially—pants: in particular estirarse pants, but cut and styled in a dressier way. That one item become the driving success of the brand. In 2003, both Mr Rosen and Mr Tahari sold Theory to its Japanese licensee Link International (before becoming Link Theory Holdings or LTH) just after compatriot company Fast Retailing acquired an “equity stake” in Link. Two years later, the American arm of LTH bought Helmut Lang from the Prada Group. In 2009, LTH was fully owned by Fast Retailing (after which, they acquired the jeans label J Brand in 2012). Under the new ownership, Theory enjoyed reasonable success. Between 2010 and 2014, it was designed by the “Prince of Goth” Olivier Theyskens. Mr Rosen even allowed the designer his own imprint, Theyskens’ Theory (at first a test capsule Theory by Olivier Theyskens). While the global profile of Theory at this time was raised, it was reported that the sale figures that Mr Rosen had craved for never materialised.

Theory and Uniqlo’s relationship on the selling floor goes back to 2016, when a collaboration between the two yielded a men’s admittedly conservative capsule collection. It was marketed with a catchy phrase: “Japanese Engineering, New York Style”, perhaps reminding shoppers of the brand’s Big Apple origins. This collab came back again last year. It is not clear how successful this co-branding is, but the repeat season and, now, a Theory corner in a Uniqlo flagship are indications that Fast Retailing has big plans—and high hopes—for a name that is, for many, an unshakeable reminder of the 2000s, when, way before the (fortunately finalizando) tumultuous Trump era, American labels had some appeal, if not cachet.


Theory At Uniqlo

The American brand, Uniqlo’s sibling, appears with its own little space in the Japanese fast fashion’s new global flagship in Ginza, Japan

Uniqlo in Tokyo is offering the more upmarket label Theory, its sibling brand under parent company Fast Retailing, alongside its LifeWear offerings, at its Yurakucho/Ginza store, which reopened last June after a refurbishment (and expansion), reimagined by the Swiss architectural firm of Herzog & de Meuron. Theory in the bright spanking space in Marronnier Gate 2 building is a surprising addition to a store initially dubbed Uniqlo Tokyo, which, according to a company media release, was “created as the new global flagship store to embody the LifeWear ideal.” It isn’t surprising that Theory, with its clean lines and generally neutral palette, fits the bill and the retail environment. The collection could have been, upon a cursory glance, Uniqlo U, the sub-brand presently steered by Christophe Lemaire in Paris.

Launched last October, Theory at Uniqlo takes up about 60-odd square metres on the first and second floors. Unless you seek it out, there is a good chance you might actually miss the relatively small collection. With the branding built into the industrial-looking fixtures that go well with the exposed beams of the four-level store’s central concourse, the corner is somewhat discreet, and is overwhelmed by Uniqlo’s own larger and more colourful offering. It could be assumed that Uniqlo is hopping to underscore its versatility, that their LifeWear, however basic, could be easily and stylishly teamed with other more ‘elevated’ styles, especially those under their family of brands, which includes the French label Comptoir des Cotonniers, also available here. But one thing does stand out: the price difference. Theory is many rungs up the price hierarchy. One Theory hoodie was going for JPY23,000 (approximately SGD294), while Uniqlo’s could be had for JPY2,900 (approximately SGD37).

It is inaccurate to think that just because one shops in Uniqlo, one only wants to buy cheap merchandise

Fast Retailing’s pulling together two of its brands on the different side of the price scale is, from a retail perspective, a refreshing arrangement. It is inaccurate—even parochial—to think that just because one shops in Uniqlo, one only wants to buy inexpensive merchandise. A discerning eye, as Uniqlo possesses, is not trained on price alone. Perhaps this will work only in Japan. No news from Uniqlo SG yet if Theory will be introduced here. We know, of course, that our shoppers have a tendentious habit of seeking the cheap. Since its arrival on our shores in 2009, its visitors mostly associate the brand with low-priced fashion than fast fashion, often overlooking its design value. In a statement prior to the launch of Theory (and Comptoir des Cotonniers) at Uniqlo Tokyo, Fast Retailing stated that the step towards a multi-label store “allows customers to handle and purchase items with the same high quality and comfort of Uniqlo [and] offer customers the opportunity to freely coordinate items from the three brands”. This obvious plus, we suspect, would have weak acceptance on our island.

Theory was born in New York in 1999 when former Anne Klein CEO Andrew Rosen teamed up with the Israeli designer Elie Tahari to create a line that was widely known then to cater specifically to professional women. The clothes associated with Theory were—at least initially—pants: in particular estirarse pants, but cut and styled in a dressier way. That one item become the driving success of the brand. In 2003, both Mr Rosen and Mr Tahari sold Theory to its Japanese licensee Link International (before becoming Link Theory Holdings or LTH) just after compatriot company Fast Retailing acquired an “equity stake” in Link. Two years later, the American arm of LTH bought Helmut Lang from the Prada Group. In 2009, LTH was fully owned by Fast Retailing (after which, they acquired the jeans label J Brand in 2012). Under the new ownership, Theory enjoyed reasonable success. Between 2010 and 2014, it was designed by the “Prince of Goth” Olivier Theyskens. Mr Rosen even allowed the designer his own imprint, Theyskens’ Theory (at first a test capsule Theory by Olivier Theyskens). While the global profile of Theory at this time was raised, it was reported that the sale figures that Mr Rosen had craved for never materialised.

Theory and Uniqlo’s relationship on the selling floor goes back to 2016, when a collaboration between the two yielded a men’s admittedly conservative capsule collection. It was marketed with a catchy phrase: “Japanese Engineering, New York Style”, perhaps reminding shoppers of the brand’s Big Apple origins. This collab came back again last year. It is not clear how successful this co-branding is, but the repeat season and, now, a Theory corner in a Uniqlo flagship are indications that Fast Retailing has big plans—and high hopes—for a name that is, for many, an unshakeable reminder of the 2000s, when, way before the (fortunately finalizando) tumultuous Trump era, American labels had some appeal, if not cachet.


Theory At Uniqlo

The American brand, Uniqlo’s sibling, appears with its own little space in the Japanese fast fashion’s new global flagship in Ginza, Japan

Uniqlo in Tokyo is offering the more upmarket label Theory, its sibling brand under parent company Fast Retailing, alongside its LifeWear offerings, at its Yurakucho/Ginza store, which reopened last June after a refurbishment (and expansion), reimagined by the Swiss architectural firm of Herzog & de Meuron. Theory in the bright spanking space in Marronnier Gate 2 building is a surprising addition to a store initially dubbed Uniqlo Tokyo, which, according to a company media release, was “created as the new global flagship store to embody the LifeWear ideal.” It isn’t surprising that Theory, with its clean lines and generally neutral palette, fits the bill and the retail environment. The collection could have been, upon a cursory glance, Uniqlo U, the sub-brand presently steered by Christophe Lemaire in Paris.

Launched last October, Theory at Uniqlo takes up about 60-odd square metres on the first and second floors. Unless you seek it out, there is a good chance you might actually miss the relatively small collection. With the branding built into the industrial-looking fixtures that go well with the exposed beams of the four-level store’s central concourse, the corner is somewhat discreet, and is overwhelmed by Uniqlo’s own larger and more colourful offering. It could be assumed that Uniqlo is hopping to underscore its versatility, that their LifeWear, however basic, could be easily and stylishly teamed with other more ‘elevated’ styles, especially those under their family of brands, which includes the French label Comptoir des Cotonniers, also available here. But one thing does stand out: the price difference. Theory is many rungs up the price hierarchy. One Theory hoodie was going for JPY23,000 (approximately SGD294), while Uniqlo’s could be had for JPY2,900 (approximately SGD37).

It is inaccurate to think that just because one shops in Uniqlo, one only wants to buy cheap merchandise

Fast Retailing’s pulling together two of its brands on the different side of the price scale is, from a retail perspective, a refreshing arrangement. It is inaccurate—even parochial—to think that just because one shops in Uniqlo, one only wants to buy inexpensive merchandise. A discerning eye, as Uniqlo possesses, is not trained on price alone. Perhaps this will work only in Japan. No news from Uniqlo SG yet if Theory will be introduced here. We know, of course, that our shoppers have a tendentious habit of seeking the cheap. Since its arrival on our shores in 2009, its visitors mostly associate the brand with low-priced fashion than fast fashion, often overlooking its design value. In a statement prior to the launch of Theory (and Comptoir des Cotonniers) at Uniqlo Tokyo, Fast Retailing stated that the step towards a multi-label store “allows customers to handle and purchase items with the same high quality and comfort of Uniqlo [and] offer customers the opportunity to freely coordinate items from the three brands”. This obvious plus, we suspect, would have weak acceptance on our island.

Theory was born in New York in 1999 when former Anne Klein CEO Andrew Rosen teamed up with the Israeli designer Elie Tahari to create a line that was widely known then to cater specifically to professional women. The clothes associated with Theory were—at least initially—pants: in particular estirarse pants, but cut and styled in a dressier way. That one item become the driving success of the brand. In 2003, both Mr Rosen and Mr Tahari sold Theory to its Japanese licensee Link International (before becoming Link Theory Holdings or LTH) just after compatriot company Fast Retailing acquired an “equity stake” in Link. Two years later, the American arm of LTH bought Helmut Lang from the Prada Group. In 2009, LTH was fully owned by Fast Retailing (after which, they acquired the jeans label J Brand in 2012). Under the new ownership, Theory enjoyed reasonable success. Between 2010 and 2014, it was designed by the “Prince of Goth” Olivier Theyskens. Mr Rosen even allowed the designer his own imprint, Theyskens’ Theory (at first a test capsule Theory by Olivier Theyskens). While the global profile of Theory at this time was raised, it was reported that the sale figures that Mr Rosen had craved for never materialised.

Theory and Uniqlo’s relationship on the selling floor goes back to 2016, when a collaboration between the two yielded a men’s admittedly conservative capsule collection. It was marketed with a catchy phrase: “Japanese Engineering, New York Style”, perhaps reminding shoppers of the brand’s Big Apple origins. This collab came back again last year. It is not clear how successful this co-branding is, but the repeat season and, now, a Theory corner in a Uniqlo flagship are indications that Fast Retailing has big plans—and high hopes—for a name that is, for many, an unshakeable reminder of the 2000s, when, way before the (fortunately finalizando) tumultuous Trump era, American labels had some appeal, if not cachet.


Theory At Uniqlo

The American brand, Uniqlo’s sibling, appears with its own little space in the Japanese fast fashion’s new global flagship in Ginza, Japan

Uniqlo in Tokyo is offering the more upmarket label Theory, its sibling brand under parent company Fast Retailing, alongside its LifeWear offerings, at its Yurakucho/Ginza store, which reopened last June after a refurbishment (and expansion), reimagined by the Swiss architectural firm of Herzog & de Meuron. Theory in the bright spanking space in Marronnier Gate 2 building is a surprising addition to a store initially dubbed Uniqlo Tokyo, which, according to a company media release, was “created as the new global flagship store to embody the LifeWear ideal.” It isn’t surprising that Theory, with its clean lines and generally neutral palette, fits the bill and the retail environment. The collection could have been, upon a cursory glance, Uniqlo U, the sub-brand presently steered by Christophe Lemaire in Paris.

Launched last October, Theory at Uniqlo takes up about 60-odd square metres on the first and second floors. Unless you seek it out, there is a good chance you might actually miss the relatively small collection. With the branding built into the industrial-looking fixtures that go well with the exposed beams of the four-level store’s central concourse, the corner is somewhat discreet, and is overwhelmed by Uniqlo’s own larger and more colourful offering. It could be assumed that Uniqlo is hopping to underscore its versatility, that their LifeWear, however basic, could be easily and stylishly teamed with other more ‘elevated’ styles, especially those under their family of brands, which includes the French label Comptoir des Cotonniers, also available here. But one thing does stand out: the price difference. Theory is many rungs up the price hierarchy. One Theory hoodie was going for JPY23,000 (approximately SGD294), while Uniqlo’s could be had for JPY2,900 (approximately SGD37).

It is inaccurate to think that just because one shops in Uniqlo, one only wants to buy cheap merchandise

Fast Retailing’s pulling together two of its brands on the different side of the price scale is, from a retail perspective, a refreshing arrangement. It is inaccurate—even parochial—to think that just because one shops in Uniqlo, one only wants to buy inexpensive merchandise. A discerning eye, as Uniqlo possesses, is not trained on price alone. Perhaps this will work only in Japan. No news from Uniqlo SG yet if Theory will be introduced here. We know, of course, that our shoppers have a tendentious habit of seeking the cheap. Since its arrival on our shores in 2009, its visitors mostly associate the brand with low-priced fashion than fast fashion, often overlooking its design value. In a statement prior to the launch of Theory (and Comptoir des Cotonniers) at Uniqlo Tokyo, Fast Retailing stated that the step towards a multi-label store “allows customers to handle and purchase items with the same high quality and comfort of Uniqlo [and] offer customers the opportunity to freely coordinate items from the three brands”. This obvious plus, we suspect, would have weak acceptance on our island.

Theory was born in New York in 1999 when former Anne Klein CEO Andrew Rosen teamed up with the Israeli designer Elie Tahari to create a line that was widely known then to cater specifically to professional women. The clothes associated with Theory were—at least initially—pants: in particular estirarse pants, but cut and styled in a dressier way. That one item become the driving success of the brand. In 2003, both Mr Rosen and Mr Tahari sold Theory to its Japanese licensee Link International (before becoming Link Theory Holdings or LTH) just after compatriot company Fast Retailing acquired an “equity stake” in Link. Two years later, the American arm of LTH bought Helmut Lang from the Prada Group. In 2009, LTH was fully owned by Fast Retailing (after which, they acquired the jeans label J Brand in 2012). Under the new ownership, Theory enjoyed reasonable success. Between 2010 and 2014, it was designed by the “Prince of Goth” Olivier Theyskens. Mr Rosen even allowed the designer his own imprint, Theyskens’ Theory (at first a test capsule Theory by Olivier Theyskens). While the global profile of Theory at this time was raised, it was reported that the sale figures that Mr Rosen had craved for never materialised.

Theory and Uniqlo’s relationship on the selling floor goes back to 2016, when a collaboration between the two yielded a men’s admittedly conservative capsule collection. It was marketed with a catchy phrase: “Japanese Engineering, New York Style”, perhaps reminding shoppers of the brand’s Big Apple origins. This collab came back again last year. It is not clear how successful this co-branding is, but the repeat season and, now, a Theory corner in a Uniqlo flagship are indications that Fast Retailing has big plans—and high hopes—for a name that is, for many, an unshakeable reminder of the 2000s, when, way before the (fortunately finalizando) tumultuous Trump era, American labels had some appeal, if not cachet.


Theory At Uniqlo

The American brand, Uniqlo’s sibling, appears with its own little space in the Japanese fast fashion’s new global flagship in Ginza, Japan

Uniqlo in Tokyo is offering the more upmarket label Theory, its sibling brand under parent company Fast Retailing, alongside its LifeWear offerings, at its Yurakucho/Ginza store, which reopened last June after a refurbishment (and expansion), reimagined by the Swiss architectural firm of Herzog & de Meuron. Theory in the bright spanking space in Marronnier Gate 2 building is a surprising addition to a store initially dubbed Uniqlo Tokyo, which, according to a company media release, was “created as the new global flagship store to embody the LifeWear ideal.” It isn’t surprising that Theory, with its clean lines and generally neutral palette, fits the bill and the retail environment. The collection could have been, upon a cursory glance, Uniqlo U, the sub-brand presently steered by Christophe Lemaire in Paris.

Launched last October, Theory at Uniqlo takes up about 60-odd square metres on the first and second floors. Unless you seek it out, there is a good chance you might actually miss the relatively small collection. With the branding built into the industrial-looking fixtures that go well with the exposed beams of the four-level store’s central concourse, the corner is somewhat discreet, and is overwhelmed by Uniqlo’s own larger and more colourful offering. It could be assumed that Uniqlo is hopping to underscore its versatility, that their LifeWear, however basic, could be easily and stylishly teamed with other more ‘elevated’ styles, especially those under their family of brands, which includes the French label Comptoir des Cotonniers, also available here. But one thing does stand out: the price difference. Theory is many rungs up the price hierarchy. One Theory hoodie was going for JPY23,000 (approximately SGD294), while Uniqlo’s could be had for JPY2,900 (approximately SGD37).

It is inaccurate to think that just because one shops in Uniqlo, one only wants to buy cheap merchandise

Fast Retailing’s pulling together two of its brands on the different side of the price scale is, from a retail perspective, a refreshing arrangement. It is inaccurate—even parochial—to think that just because one shops in Uniqlo, one only wants to buy inexpensive merchandise. A discerning eye, as Uniqlo possesses, is not trained on price alone. Perhaps this will work only in Japan. No news from Uniqlo SG yet if Theory will be introduced here. We know, of course, that our shoppers have a tendentious habit of seeking the cheap. Since its arrival on our shores in 2009, its visitors mostly associate the brand with low-priced fashion than fast fashion, often overlooking its design value. In a statement prior to the launch of Theory (and Comptoir des Cotonniers) at Uniqlo Tokyo, Fast Retailing stated that the step towards a multi-label store “allows customers to handle and purchase items with the same high quality and comfort of Uniqlo [and] offer customers the opportunity to freely coordinate items from the three brands”. This obvious plus, we suspect, would have weak acceptance on our island.

Theory was born in New York in 1999 when former Anne Klein CEO Andrew Rosen teamed up with the Israeli designer Elie Tahari to create a line that was widely known then to cater specifically to professional women. The clothes associated with Theory were—at least initially—pants: in particular estirarse pants, but cut and styled in a dressier way. That one item become the driving success of the brand. In 2003, both Mr Rosen and Mr Tahari sold Theory to its Japanese licensee Link International (before becoming Link Theory Holdings or LTH) just after compatriot company Fast Retailing acquired an “equity stake” in Link. Two years later, the American arm of LTH bought Helmut Lang from the Prada Group. In 2009, LTH was fully owned by Fast Retailing (after which, they acquired the jeans label J Brand in 2012). Under the new ownership, Theory enjoyed reasonable success. Between 2010 and 2014, it was designed by the “Prince of Goth” Olivier Theyskens. Mr Rosen even allowed the designer his own imprint, Theyskens’ Theory (at first a test capsule Theory by Olivier Theyskens). While the global profile of Theory at this time was raised, it was reported that the sale figures that Mr Rosen had craved for never materialised.

Theory and Uniqlo’s relationship on the selling floor goes back to 2016, when a collaboration between the two yielded a men’s admittedly conservative capsule collection. It was marketed with a catchy phrase: “Japanese Engineering, New York Style”, perhaps reminding shoppers of the brand’s Big Apple origins. This collab came back again last year. It is not clear how successful this co-branding is, but the repeat season and, now, a Theory corner in a Uniqlo flagship are indications that Fast Retailing has big plans—and high hopes—for a name that is, for many, an unshakeable reminder of the 2000s, when, way before the (fortunately finalizando) tumultuous Trump era, American labels had some appeal, if not cachet.


Ver el vídeo: CHANEL MUSES u0026 FACES. Lily Rose Depp, Cara Delevingne.. (Septiembre 2021).