Nuevas recetas

Lo mejor de St. Barthélemy

Lo mejor de St. Barthélemy

St. Barth, como lo llaman sus habituales, es una isla paradisíaca a solo 12 angustiosos minutos en avión desde San Martín. Con solo 8.5 millas cuadradas de área, la isla se eleva sobre un mar azul, sus playas incomparables no solo por su arena blanca y natación gloriosa, sino también por su felicidad con poca gente y tomar el sol en topless (incluso sin fondo). En sus colinas, detrás de un exuberante follaje y muros de piedra, las fabulosas casas son refugios de celebridades, muchas de las cuales también pueden ser alquiladas por simples mortales.

Hay muchas cosas que separan a St. Barth de todas las demás islas del caribe como para hacerlo verdaderamente único. Celosamente custodiada por un código de construcción que excluye cualquier edificio de más de tres pisos, la isla es tan famosa por lo que le falta como por lo que representa: un pequeño rincón de Francia sin un semáforo a la vista, sin ningún hotel con más de 67 habitaciones, sin golf, sin juegos de azar y sin código de vestimenta real. Los caballeros pueden dejar sus chaquetas en casa y las damas pueden explorar su lado chic informal. Gustavia, su "centro", cuenta con un puerto lleno de yates de clase mundial y calles llenas de boutiques de diseñadores de clase mundial. Y luego está la comida. Desde el bar de playa descalzo más simple hasta excelentes restaurantes de alta cocina, la cocina de St. Barth no tiene paralelo en ninguna parte de las Indias Occidentales. Por todas las razones enumeradas, los devotos de St. Barth regresan año tras año. Este escritor acaba de registrar su 28ª visita a la isla. Aquí está mi lista de los mejores de St. Barth en 2017.

Alquiler de coches

Un coche es fundamental para una estancia en St. Barth. Puede ceñirse a los confiables servicios de taxi de la isla, pero si desea una verdadera libertad, alquile un automóvil. Si bien todas las grandes marcas están allí (Hertz, Avis, Budget), mi opción preferida es Oscar Car Rental local.

Phillipe Mayot, el dueño de Oscar, no solo alquila el auto del momento, el Cooper S Mini Convertible, su agencia de alquiler tiene la distinción de tener su propio estacionamiento en el centro de Gustavia, un lugar con una perenne escasez de estacionamiento. lugares. Esta sola sería una razón para alquilarle a Oscar, y con el excelente servicio al cliente de la compañía, realmente no hay competencia.

Hotel o Villa

Para alquileres de hoteles o villas, West Indies Management Company (WIMCO) está en la cima del montón. La agente Bethany Ludwick tiene un conocimiento enciclopédico de cada lugar donde alojarse en la isla. WIMCO tiene la colección de hoteles y villas más cuidadosamente seleccionada para todos los gustos. Una vez en la isla, el servicio terrestre de WIMCO es imposible de superar. Se asigna un conserje a cada huésped con un servicio que comienza cuando se baja del avión y dura hasta que se va a casa. Su equipaje se lleva rápidamente a su villa, donde su conserje le explica todos los servicios, el champán llega aproximadamente una hora más tarde y el desayuno de la primera mañana con cruasanes y jugo de naranja recién exprimido se le entrega en la puerta.

Su salida se maneja de manera similar hasta su vuelo. Imbatible.

Mercados y proveedores de alimentos

La isla está sorprendentemente bien provista con una selección de alimentos mucho mayor que la que hemos visto en islas mucho más grandes. Pero claro, los franceses se toman su comida mucho más en serio que la mayoría.

Una de las principales cadenas de supermercados de Francia, Marche U, tiene dos puestos de avanzada en la isla. Su competidor AMC tiene un increíble mini-mercado en L'Orient y una tienda más grande en el centro de Gustavia. También hay Meat My Fish, dirigido por un pescador local, y Ti Marché con verduras importadas de la cercana Guadalupe, y ninguna visita a St. Barth estaría completa sin pasar por una de las dos pastelerías La Petite Colombe. Aquí el croissants aux amandes son divinos, y encontrarás todo tipo de cosas geniales para el almuerzo, desde pollos asados ​​hasta croque monsieurs.

Restaurantes

Para ser una isla tan pequeña, St. Barth reclama un número extraordinario de restaurantes. Estos van desde pizza por porción a Isoletta a la cocina francesa completa en Villa Marie. Debido a que visitamos estos restaurantes solo una vez durante nuestra estadía en la isla, clasificarlos sería injusto. En su lugar, destacaremos los que se destacaron por una variedad de razones: servicio, ambiente y cocina. También tenemos la ventaja de haber estado en estos lugares año tras año. Algunos años, los restaurantes nos sorprenden con mejoras. Otras veces, un chef se va y la cocina ya no es lo que solía ser. Ignoraremos nuestras decepciones (con una excepción) y solo le daremos nuestras impresiones de lo mejor que la isla tiene para ofrecer.

Nuevo este año ...

Villa Marie abrió en noviembre pasado, 10 años después de que François Plantation cerrara, dejando su restaurante en la cima de una colina y encantadoras suites individuales a la espera de este maravilloso renacimiento. El restaurante del hotel ha conservado su aspecto de Ralph Lauren, fuera de África. La terraza envolvente es ideal para tomar una copa, el bar ofrece una increíble selección de rones y la comida es sublime. Este es un verdadero restaurante francés. El servicio de mesa lo distingue de prácticamente todos los demás restaurantes de la isla. Y la comida, de principio a fin, es excelente. También puede presumir de estar en el extremo superior de los precios de los restaurantes, pero, en nuestra opinión, vale cada centavo.

El hotel Le Barthélemy y su restaurante Aux Amis también son nuevos esta temporada. El alojamiento de lujo reemplazó al St. Barth's Beach Hotel, que durante años fue el favorito de los cazadores de gangas. Le Barthélemy es una impresionante pieza de arquitectura con Aux Amis en su centro. Puede cenar en el patio al aire libre escuchando el suave oleaje de Grand Cul de Sac o sentarse en el enorme comedor abierto que cuenta con una asombrosa escultura de vidrio de peces voladores volando por encima. ¡Si tan solo la comida estuviera a la altura del entorno! Sin embargo, hay un menú de pizza, que es caro pero puede ser su mejor opción.

Prácticamente al lado, el restaurante Le Sereno del Sereno Beach Hotel se llama a sí mismo Mediterráneo pequeño restaurante. Su comida tiene un marcado acento italiano, mientras que su entorno, justo al lado de la playa, no podría ser más caribeño. Combina delicias locales como la langosta con linguini, pero su especialidad de la casa es el gnocchi le sereno, una receta con raíces en su propiedad hermana en el lago de Como. Puedes optar por comer con los dedos de los pies en la arena o en el propio restaurante bellamente diseñado por Christian Liaigre.

Orega es la comidilla de la ciudad y la mesa más difícil de conseguir en la isla. Esto no es solo una característica del tamaño relativamente pequeño del restaurante. Tiene más que ver con su comida de fusión franco-japonesa y el talento de su acogedor propietario Greg y toda su tripulación. Orega se destaca por servir comida bellamente cocinada con maravillosas versiones de los favoritos franceses familiares con acento asiático; pedir un pato confitado o Mahi mahi y ver. Pero deje espacio para la bomba de chocolate en el postre, un final espectacular tanto visual como saboreando.

Bonito siempre se llevará el premio solo por su ambientación. Es prácticamente el único restaurante con vistas a los yates en el puerto de Gustavia. Lo sorprendente de esta hermosa habitación azul y blanca no es solo la vista. Es la consistencia de las ofertas aquí. Hay un menú completo de tiraditos peruanos, una especie de sushi sudamericano incomparablemente fresco. Los platos principales van desde el pescado hasta las aves y el cordero. Mi socio, que creció odiando la remolacha en cualquier forma, dejó el restaurante convertido solo por el puré de remolacha que acompañaba a sus vieiras chamuscadas. No te pierdas este.

Le Tamarin es otra gran historia de renovación. Durante años, este restaurante en el jardín, con sus loros residentes, fue un recurso de reserva familiar pero marchito hasta que fue tomado hace varios años por una joven pareja francesa. Los nuevos propietarios hicieron el jardín, plantaron nenúfares en sus estanques y arreglaron un lugar que lamentablemente lo necesitaba. La cocina se centró mucho más en la buena comida. El resultado es uno de los escenarios más espectaculares de St. El lugar es muy popular entre los lugareños, lo que siempre es una buena señal en esta isla centrada en la comida.

Eddy es el principal restaurante criollo de la isla. Es tan local como puede ser, pero su entorno en el jardín de Gustavia es encantador, su comida es buena y confiable y su menú es asequible. Este es el lugar para probar accra (buñuelos de bacalao) y maravillosos curry de pescado fresco. El propio Eddy, ahora un gran anciano de unos ochenta años, todavía preside su restaurante, que siempre está lleno de una mezcla de isleños y visitantes que disfrutan de la auténtica comida de St. Barth.

De La Gloriette El único fracaso es que ya no está abierto por la noche. Tendrá que conformarse con almorzar aquí, lo cual no es una dificultad. Sentado bajo las palmeras, este restaurante criollo maravillosamente económico hace en el almuerzo lo que Eddy's hace en la cena. Nuestra comida consistió en camarones a la parrilla con salsa de crema de curry verde y varios vasos de rosado que nos costaron 35 euros.

Finalmente, hay Grain de Sello cual, confesamos, nunca lo hicimos. Pero en términos de referencia, nuestra amiga más antigua de la isla, Nancy Robbins (cuya maravillosa casa en Colombier se alquila), jura que este restaurante, justo al lado de Saline Beach, tiene su comida favorita en la isla. Dado que tanto Nancy como su esposo Michel son chefs jubilados, tomaremos su palabra y la incluiremos en nuestra lista para 2018. Hasta entonces, au revoir, St. Barth's. ¿A la misma hora el año que viene?


Le Barthélemy: recargue fabulosamente en 2020 en St. Barths

Todo lo que ha oído sobre St. Barths es cierto: tiene hermosas playas, un vibrante estilo francés e invitados adinerados de todo el mundo. Con un clima excelente durante todo el año y un vuelo relativamente corto desde muchas ciudades de EE. UU., Es un destino popular entre los viajeros a quienes les gustan las cosas buenas de la vida. Cuando estamos a punto de embarcarnos en los meses más fríos del año, Le Barthélemy Hotel and Spa es la escapada de fin de semana cálida que anhelas: estoy mirando a tus amigos en la fría costa este. A continuación, le indicamos cómo pasar un gran fin de semana largo en St. Barths.

Llegar allí

La mayoría de los viajeros estadounidenses de la costa este vuelan a la vecina St. Maarten y luego toman un corto vuelo de diez minutos desde allí a St. Barths. Si está buscando una experiencia más lujosa, opte por volar Tradewind a través de San Juan o USVI. Disfrutará pasar tiempo en un salón privado antes de embarcarse en su vuelo, donde podrá disfrutar de una variedad de bocadillos y bebidas. Esta compañía de alquiler de aviones privados opera una flota local de Pilatus PC-12 (cualquier amante de la aviación se venderá solo por ese hecho) que vuelan sin problemas al aeropuerto Gustavia junto a la playa en St. Barths varias veces al día.

Alojamiento

Le Barthélemy Hotel and Spa está ubicado en el tranquilo enclave de Grand Cul de Sac en una playa de arena blanca con forma de media luna y perfecta postal. Puede elegir entre una variedad de habitaciones y suites (44 en total), cada una de las cuales cuenta con una terraza y, algunas, con piscinas privadas. Me alojé en una de sus habitaciones Océan Lux Piscine Privée, que tenía la combinación perfecta de espacio interior y exterior, con una característica adicional que nunca había visto en otro hotel: una pantalla casi transparente que separa ambas áreas, lo que agrega privacidad y también mantiene a los mosquitos afuera. . Bono adicional, las habitaciones están equipadas con artículos de tocador Hermès y jugo fresco.

Si viaja en grupo o en familia, hay dos villas nuevas en la propiedad que están a muy poca distancia a pie del vestíbulo y pueden acomodar hasta 12 personas. Cada una de las villas tiene dos pisos, una gran sala perfecta para socializar y comer, una gran piscina infinita y acceso directo a la piscina privada. Puede pedirle a un chef que le prepare una comida en la villa o caminar hasta el hotel para comer allí. Experimentarás lo mejor de ambos mundos: las comodidades aisladas de una villa privada con las comodidades de un hotel al alcance de tu mano.

La comida en Le Barthélemy es vibrante, fresca y sabrosa, combinando sabores franceses y caribeños. Durante el día, comerá en Aux Amis Plage, donde podrá disfrutar de un almuerzo lujoso pero ligero con langosta local, un tazón de tataki de atún o, si está en un moos más decadente, una pizza de trufa. Por la noche, puede disfrutar de platos innovadores que combinan con una variedad de sabores globales como la gyoza de pierna de pato servida con foie gras de pato y piña, o la fregola sarda servida al estilo risotto con langosta, curry y mango. Tampoco puedes equivocarte con una sopa de cebolla francesa tradicional que me encantó.


Le Barthélemy: recargue fabulosamente en 2020 en St. Barths

Todo lo que ha oído sobre St. Barths es cierto: tiene hermosas playas, un vibrante estilo francés e invitados adinerados de todo el mundo. Con un clima excelente durante todo el año y un vuelo relativamente corto desde muchas ciudades de EE. UU., Es un destino popular entre los viajeros a quienes les gustan las cosas buenas de la vida. Cuando estamos a punto de embarcarnos en los meses más fríos del año, Le Barthélemy Hotel and Spa es la escapada de fin de semana cálida que anhelas: estoy mirando a tus amigos en la fría costa este. A continuación, le indicamos cómo pasar un gran fin de semana largo en St. Barths.

Llegar allí

La mayoría de los viajeros estadounidenses de la costa este vuelan a la vecina St. Maarten y luego toman un corto vuelo de diez minutos desde allí a St. Barths. Si está buscando una experiencia más lujosa, opte por volar Tradewind a través de San Juan o USVI. Disfrutará pasar tiempo en un salón privado antes de embarcarse en su vuelo, donde podrá disfrutar de una variedad de bocadillos y bebidas. Esta compañía de alquiler de aviones privados opera una flota local de Pilatus PC-12 (cualquier amante de la aviación se venderá solo por ese hecho) que vuelan sin problemas al aeropuerto Gustavia junto a la playa en St. Barths varias veces al día.

Alojamiento

Le Barthélemy Hotel and Spa está ubicado en el tranquilo enclave de Grand Cul de Sac en una playa de arena blanca con forma de media luna y perfecta postal. Puede elegir entre una variedad de habitaciones y suites (44 en total), cada una de las cuales cuenta con una terraza y, algunas, con piscinas privadas. Me alojé en una de sus habitaciones Océan Lux Piscine Privée, que tenía la combinación perfecta de espacio interior y exterior, con una característica adicional que nunca había visto en otro hotel: una pantalla casi transparente que separa ambas áreas, lo que agrega privacidad y también mantiene a los mosquitos afuera. . Bono adicional, las habitaciones están equipadas con artículos de tocador Hermès y jugo fresco.

Si viaja en grupo o en familia, hay dos villas nuevas en la propiedad que están a muy poca distancia a pie del vestíbulo y pueden acomodar hasta 12 personas. Cada una de las villas tiene dos pisos, una gran sala perfecta para socializar y comer, una gran piscina infinita y acceso directo a la piscina privada. Puede pedirle a un chef que le prepare una comida en la villa o caminar hasta el hotel para comer allí. Experimentarás lo mejor de ambos mundos: las comodidades aisladas de una villa privada con las comodidades de un hotel al alcance de tu mano.

La comida en Le Barthélemy es vibrante, fresca y sabrosa, combinando sabores franceses y caribeños. Durante el día, comerá en Aux Amis Plage, donde podrá disfrutar de un almuerzo lujoso pero ligero con langosta local, un tazón de tataki de atún o, si está en un moos más decadente, una pizza de trufa. Por la noche, puede disfrutar de platos innovadores que combinan con una variedad de sabores globales como la gyoza de pierna de pato servida con foie gras de pato y piña, o la fregola sarda servida al estilo risotto con langosta, curry y mango. Tampoco puedes equivocarte con una sopa de cebolla francesa tradicional que me encantó.


Le Barthélemy: recargue fabulosamente en 2020 en St. Barths

Todo lo que ha oído sobre St. Barths es cierto: tiene hermosas playas, un vibrante estilo francés e invitados adinerados de todo el mundo. Con un clima excelente durante todo el año y un vuelo relativamente corto desde muchas ciudades de EE. UU., Es un destino popular entre los viajeros a quienes les gustan las cosas buenas de la vida. Cuando estamos a punto de embarcarnos en los meses más fríos del año, Le Barthélemy Hotel and Spa es la escapada de fin de semana cálida que anhelas: estoy mirando a tus amigos en la fría costa este. A continuación, le indicamos cómo pasar un gran fin de semana largo en St. Barths.

Llegar allí

La mayoría de los viajeros estadounidenses de la costa este vuelan a la vecina St. Maarten y luego toman un corto vuelo de diez minutos desde allí a St. Barths. Si está buscando una experiencia más lujosa, opte por volar Tradewind a través de San Juan o USVI. Disfrutará pasar tiempo en un salón privado antes de embarcarse en su vuelo, donde podrá disfrutar de una variedad de bocadillos y bebidas. Esta compañía de alquiler de aviones privados opera una flota local de Pilatus PC-12 (cualquier amante de la aviación se venderá solo por ese hecho) que vuelan sin problemas al aeropuerto Gustavia junto a la playa en St. Barths varias veces al día.

Alojamiento

Le Barthélemy Hotel and Spa está ubicado en el tranquilo enclave de Grand Cul de Sac en una playa de arena blanca con forma de media luna y perfecta postal. Puede elegir entre una variedad de habitaciones y suites (44 en total), cada una de las cuales cuenta con una terraza y, algunas, con piscinas privadas. Me alojé en una de sus habitaciones Océan Lux Piscine Privée, que tenía la combinación perfecta de espacio interior y exterior, con una característica adicional que nunca había visto en otro hotel: una pantalla casi transparente que separa ambas áreas, lo que agrega privacidad y también mantiene a los mosquitos afuera. . Bono adicional, las habitaciones están equipadas con artículos de tocador Hermès y jugo fresco.

Si viaja en grupo o en familia, hay dos villas nuevas en la propiedad que están a muy poca distancia a pie del vestíbulo y pueden acomodar hasta 12 personas. Cada una de las villas tiene dos pisos, una gran sala perfecta para socializar y comer, una gran piscina infinita y acceso directo a la piscina privada. Puede pedirle a un chef que le prepare una comida en la villa o caminar hasta el hotel para comer allí. Experimentarás lo mejor de ambos mundos: las comodidades aisladas de una villa privada con las comodidades de un hotel al alcance de tu mano.

La comida en Le Barthélemy es vibrante, fresca y sabrosa, combinando sabores franceses y caribeños. Durante el día, comerá en Aux Amis Plage, donde podrá disfrutar de un almuerzo lujoso pero ligero con langosta local, un tazón de tataki de atún o, si está en un moos más decadente, una pizza de trufa. Por la noche, puede disfrutar de platos innovadores que combinan con una variedad de sabores globales como la gyoza de pierna de pato servida con foie gras de pato y piña, o la fregola sarda servida al estilo risotto con langosta, curry y mango. Tampoco puedes equivocarte con una sopa de cebolla francesa tradicional que me encantó.


Le Barthélemy: recargue fabulosamente en 2020 en St. Barths

Todo lo que ha oído sobre St. Barths es cierto: tiene hermosas playas, un vibrante estilo francés e invitados adinerados de todo el mundo. Con un clima excelente durante todo el año y un vuelo relativamente corto desde muchas ciudades de EE. UU., Es un destino popular entre los viajeros a quienes les gustan las cosas buenas de la vida. Cuando estamos a punto de embarcarnos en los meses más fríos del año, Le Barthélemy Hotel and Spa es la escapada de fin de semana cálida que anhelas: estoy mirando a tus amigos en la fría costa este. A continuación, le indicamos cómo pasar un gran fin de semana largo en St. Barths.

Llegar allí

La mayoría de los viajeros estadounidenses de la costa este vuelan a la vecina St. Maarten y luego toman un corto vuelo de diez minutos desde allí a St. Barths. Si está buscando una experiencia más lujosa, opte por volar Tradewind a través de San Juan o USVI. Disfrutará pasar tiempo en un salón privado antes de embarcarse en su vuelo, donde podrá disfrutar de una variedad de bocadillos y bebidas. Esta compañía de alquiler de aviones privados opera una flota local de Pilatus PC-12 (cualquier amante de la aviación se venderá solo por ese hecho) que vuelan sin problemas al aeropuerto Gustavia junto a la playa en St. Barths varias veces al día.

Alojamiento

Le Barthélemy Hotel and Spa está ubicado en el tranquilo enclave de Grand Cul de Sac en una playa de arena blanca con forma de media luna y perfecta postal. Puede elegir entre una variedad de habitaciones y suites (44 en total), cada una de las cuales cuenta con una terraza y, algunas, con piscinas privadas. Me alojé en una de sus habitaciones Océan Lux Piscine Privée, que tenía la combinación perfecta de espacio interior y exterior, con una característica adicional que nunca había visto en otro hotel: una pantalla casi transparente que separa ambas áreas, lo que agrega privacidad y también mantiene a los mosquitos afuera. . Bono adicional, las habitaciones están equipadas con artículos de tocador Hermès y jugo fresco.

Si viaja en grupo o en familia, hay dos villas nuevas en la propiedad que están a muy poca distancia a pie del vestíbulo y pueden acomodar hasta 12 personas. Cada una de las villas tiene dos pisos, una gran sala perfecta para socializar y comer, una gran piscina infinita y acceso directo a la piscina privada. Puede pedirle a un chef que le prepare una comida en la villa o caminar hasta el hotel para comer allí. Experimentarás lo mejor de ambos mundos: las comodidades aisladas de una villa privada con las comodidades de un hotel al alcance de tu mano.

La comida en Le Barthélemy es vibrante, fresca y sabrosa, combinando sabores franceses y caribeños. Durante el día, comerá en Aux Amis Plage, donde podrá disfrutar de un almuerzo lujoso pero ligero con langosta local, un tazón de tataki de atún o, si está en un moos más decadente, una pizza de trufa. Por la noche, puede disfrutar de platos innovadores que combinan con una variedad de sabores globales como la gyoza de pierna de pato servida con foie gras de pato y piña, o la fregola sarda servida al estilo risotto con langosta, curry y mango. Tampoco puedes equivocarte con una sopa de cebolla francesa tradicional que me encantó.


Le Barthélemy: recargue fabulosamente en 2020 en St. Barths

Todo lo que ha oído sobre St. Barths es cierto: tiene hermosas playas, un vibrante estilo francés e invitados adinerados de todo el mundo. Con un clima excelente durante todo el año y un vuelo relativamente corto desde muchas ciudades de EE. UU., Es un destino popular entre los viajeros a quienes les gustan las cosas buenas de la vida. Cuando estamos a punto de embarcarnos en los meses más fríos del año, Le Barthélemy Hotel and Spa es la escapada de fin de semana cálida que anhelas: estoy mirando a tus amigos en la fría costa este. A continuación, le indicamos cómo pasar un gran fin de semana largo en St. Barths.

Llegar allí

La mayoría de los viajeros estadounidenses de la costa este vuelan a la vecina St. Maarten y luego toman un corto vuelo de diez minutos desde allí a St. Barths. Si está buscando una experiencia más lujosa, opte por volar Tradewind a través de San Juan o USVI. Disfrutará pasar tiempo en un salón privado antes de embarcarse en su vuelo, donde podrá disfrutar de una variedad de bocadillos y bebidas. Esta compañía de alquiler de aviones privados opera una flota local de Pilatus PC-12 (cualquier amante de la aviación se venderá solo por ese hecho) que vuelan sin problemas al aeropuerto Gustavia junto a la playa en St. Barths varias veces al día.

Alojamiento

Le Barthélemy Hotel and Spa está ubicado en el tranquilo enclave de Grand Cul de Sac en una playa de arena blanca con forma de media luna y perfecta postal. Puede elegir entre una variedad de habitaciones y suites (44 en total), cada una de las cuales cuenta con una terraza y, algunas, con piscinas privadas. Me alojé en una de sus habitaciones Océan Lux Piscine Privée, que tenía la combinación perfecta de espacio interior y exterior, con una característica adicional que nunca había visto en otro hotel: una pantalla casi transparente que separa ambas áreas, lo que agrega privacidad y también mantiene a los mosquitos afuera. . Bono adicional, las habitaciones están equipadas con artículos de tocador Hermès y jugo fresco.

Si viaja en grupo o en familia, hay dos villas nuevas en la propiedad que están a muy poca distancia a pie del vestíbulo y pueden acomodar hasta 12 personas. Cada una de las villas tiene dos pisos, una gran sala perfecta para socializar y comer, una gran piscina infinita y acceso directo a la piscina privada. Puede pedirle a un chef que le prepare una comida en la villa o caminar hasta el hotel para comer allí. Experimentarás lo mejor de ambos mundos: las comodidades aisladas de una villa privada con las comodidades de un hotel al alcance de tu mano.

La comida en Le Barthélemy es vibrante, fresca y sabrosa, combinando sabores franceses y caribeños. Durante el día, comerá en Aux Amis Plage, donde podrá disfrutar de un almuerzo lujoso pero ligero con langosta local, un tazón de tataki de atún o, si está en un moos más decadente, una pizza de trufa. Por la noche, puede disfrutar de platos innovadores que combinan con una variedad de sabores globales como la gyoza de pierna de pato servida con foie gras de pato y piña, o la fregola sarda servida al estilo risotto con langosta, curry y mango. Tampoco puedes equivocarte con una sopa de cebolla francesa tradicional que me encantó.


Le Barthélemy: recargue fabulosamente en 2020 en St. Barths

Todo lo que ha oído sobre St. Barths es cierto: tiene hermosas playas, un vibrante estilo francés e invitados adinerados de todo el mundo. Con un clima excelente durante todo el año y un vuelo relativamente corto desde muchas ciudades de EE. UU., Es un destino popular entre los viajeros a quienes les gustan las cosas buenas de la vida. Cuando estamos a punto de embarcarnos en los meses más fríos del año, Le Barthélemy Hotel and Spa es la escapada de fin de semana cálida que anhelas: estoy mirando a tus amigos en la fría costa este. A continuación, le indicamos cómo pasar un gran fin de semana largo en St. Barths.

Llegar allí

La mayoría de los viajeros estadounidenses de la costa este vuelan a la vecina St. Maarten y luego toman un corto vuelo de diez minutos desde allí a St. Barths. Si está buscando una experiencia más lujosa, opte por volar Tradewind a través de San Juan o USVI. Disfrutará pasar tiempo en un salón privado antes de embarcarse en su vuelo, donde podrá disfrutar de una variedad de bocadillos y bebidas. Esta compañía de alquiler de aviones privados opera una flota local de Pilatus PC-12 (cualquier amante de la aviación se venderá solo por ese hecho) que vuelan sin problemas al aeropuerto Gustavia junto a la playa en St. Barths varias veces al día.

Alojamiento

Le Barthélemy Hotel and Spa está ubicado en el tranquilo enclave de Grand Cul de Sac en una playa de arena blanca con forma de media luna y perfecta postal. Puede elegir entre una variedad de habitaciones y suites (44 en total), cada una de las cuales cuenta con una terraza y, algunas, con piscinas privadas. Me alojé en una de sus habitaciones Océan Lux Piscine Privée, que tenía la combinación perfecta de espacio interior y exterior, con una característica adicional que nunca había visto en otro hotel: una pantalla casi transparente que separa ambas áreas, lo que agrega privacidad y también mantiene a los mosquitos afuera. . Bono adicional, las habitaciones están equipadas con artículos de tocador Hermès y jugo fresco.

Si viaja en grupo o en familia, hay dos villas nuevas en la propiedad que están a muy poca distancia a pie del vestíbulo y pueden acomodar hasta 12 personas. Cada una de las villas tiene dos pisos, una gran sala perfecta para socializar y comer, una gran piscina infinita y acceso directo a la piscina privada. Puede pedirle a un chef que le prepare una comida en la villa o caminar hasta el hotel para comer allí. Experimentarás lo mejor de ambos mundos: las comodidades aisladas de una villa privada con las comodidades de un hotel al alcance de tu mano.

La comida en Le Barthélemy es vibrante, fresca y sabrosa, combinando sabores franceses y caribeños. Durante el día, comerá en Aux Amis Plage, donde podrá disfrutar de un almuerzo lujoso pero ligero con langosta local, un tazón de tataki de atún o, si está en un moos más decadente, una pizza de trufa. Por la noche, puede disfrutar de platos innovadores que combinan con una variedad de sabores globales como la gyoza de pierna de pato servida con foie gras de pato y piña, o la fregola sarda servida al estilo risotto con langosta, curry y mango. Tampoco puedes equivocarte con una sopa de cebolla francesa tradicional que me encantó.


Le Barthélemy: recargue fabulosamente en 2020 en St. Barths

Todo lo que ha oído sobre St. Barths es cierto: tiene hermosas playas, un vibrante estilo francés e invitados adinerados de todo el mundo. Con un clima excelente durante todo el año y un vuelo relativamente corto desde muchas ciudades de EE. UU., Es un destino popular entre los viajeros a quienes les gustan las cosas buenas de la vida. Cuando estamos a punto de embarcarnos en los meses más fríos del año, Le Barthélemy Hotel and Spa es la escapada de fin de semana cálida que anhelas: estoy mirando a tus amigos en la fría costa este. A continuación, le indicamos cómo pasar un gran fin de semana largo en St. Barths.

Llegar allí

La mayoría de los viajeros estadounidenses de la costa este vuelan a la vecina St. Maarten y luego toman un corto vuelo de diez minutos desde allí a St. Barths. Si está buscando una experiencia más lujosa, opte por volar Tradewind a través de San Juan o USVI. Disfrutará pasar tiempo en un salón privado antes de embarcarse en su vuelo, donde podrá disfrutar de una variedad de bocadillos y bebidas. Esta compañía de alquiler de aviones privados opera una flota local de Pilatus PC-12 (cualquier amante de la aviación se venderá solo por ese hecho) que vuelan sin problemas al aeropuerto Gustavia junto a la playa en St. Barths varias veces al día.

Alojamiento

Le Barthélemy Hotel and Spa está ubicado en el tranquilo enclave de Grand Cul de Sac en una playa de arena blanca con forma de media luna y perfecta postal. Puede elegir entre una variedad de habitaciones y suites (44 en total), cada una de las cuales cuenta con una terraza y, algunas, con piscinas privadas. Me alojé en una de sus habitaciones Océan Lux Piscine Privée, que tenía la combinación perfecta de espacio interior y exterior, con una característica adicional que nunca había visto en otro hotel: una pantalla casi transparente que separa ambas áreas, lo que agrega privacidad y también mantiene a los mosquitos afuera. . Bono adicional, las habitaciones están equipadas con artículos de tocador Hermès y jugo fresco.

Si viaja en grupo o en familia, hay dos villas nuevas en la propiedad que están a muy poca distancia a pie del vestíbulo y pueden acomodar hasta 12 personas. Cada una de las villas tiene dos pisos, una gran sala perfecta para socializar y comer, una gran piscina infinita y acceso directo a la piscina privada. Puede pedirle a un chef que le prepare una comida en la villa o caminar hasta el hotel para comer allí. Experimentarás lo mejor de ambos mundos: las comodidades aisladas de una villa privada con las comodidades de un hotel al alcance de tu mano.

La comida en Le Barthélemy es vibrante, fresca y sabrosa, combinando sabores franceses y caribeños. Durante el día, comerá en Aux Amis Plage, donde podrá disfrutar de un almuerzo lujoso pero ligero con langosta local, un tazón de tataki de atún o, si está en un moos más decadente, una pizza de trufa. Por la noche, puede disfrutar de platos innovadores que combinan con una variedad de sabores globales como la gyoza de pierna de pato servida con foie gras de pato y piña, o la fregola sarda servida al estilo risotto con langosta, curry y mango. Tampoco puedes equivocarte con una sopa de cebolla francesa tradicional que me encantó.


Le Barthélemy: recargue fabulosamente en 2020 en St. Barths

Everything you’ve heard about St. Barths is true — it has beautiful beaches, a vibrant French flair and well-heeled guests from around the world. With year-round great weather and a relatively short flight from many U.S. cities, it’s a popular destination with travelers who like the finer things in life. As we’re about to embark on the colder months of the year, Le Barthélemy Hotel and Spa is the warm weekend escape you’re craving – I’m looking at your friends on the chilly east coast. Here’s how to spend a great long weekend in St. Barths.

Getting There

The majority of U.S. travelers from the east coast fly into neighboring St. Maarten then take a short ten-minute shuttle flight from there to St. Barths. If you’re looking for a more luxe experience, opt to fly Tradewind through San Juan or USVI. You’ll enjoy spending time in a private lounge before you embark on your flight, where you can enjoy a variety of snacks and beverages. This private jet charter company operates a local fleet of Pilatus PC-12s (any aviation lover will be sold on that fact alone) which fly smoothly into the beachside Gustavia airport in St. Barths multiple times a day.

Accommodation

Le Barthélemy Hotel and Spa is located in the tranquil enclave of Grand Cul de Sac on a half-moon shaped, postcard-perfect white sand beach. You can choose from a variety of rooms and suites (44 in total) each of which comes with a terrace, and, some, with private pools. I stayed in one of their Océan Lux Piscine Privée rooms which had the perfect mix of indoor and outdoor space, with one additional feature I’ve never seen at another hotel — a nearly transparent screen that separates both areas adding privacy and also keeping mosquitoes outside. Additional bonus, the rooms come stocked with Hermès toiletries and fresh juice.

If you’re traveling as a group or family, there are two new villas on-property that are a very short walk from the lobby and can accommodate up to 12 people. Each of the villas has two floors, a great room perfect for socializing and eating meals, a large infinity pool and direct private pool access. You can have a chef prepare a meal for you in the villa or walk over to the hotel to eat there. You’ll experience the best of both worlds — the secluded comforts of a private villa with the amenities of a hotel right at your fingertips.

The food at Le Barthélemy is vibrant, fresh and tasty, marrying French and Caribbean flavors. During the day you’ll eat at Aux Amis Plage where you can enjoy a luxurious but light lunch dining on local lobster, a tuna tataki poke bowl or if you’re in a more decadent moos, a truffle pizza. At night you can enjoy inventive dishes that riff on a variety of global flavors such as duck leg gyoza served with duck foie gras and pineapple, or fregola sarda served risotto-style with lobster, curry and mango. You also can’t go wrong with a traditional French onion-soup which I loved.


Le Barthélemy: Recharge Fabulously In 2020 In St. Barths

Everything you’ve heard about St. Barths is true — it has beautiful beaches, a vibrant French flair and well-heeled guests from around the world. With year-round great weather and a relatively short flight from many U.S. cities, it’s a popular destination with travelers who like the finer things in life. As we’re about to embark on the colder months of the year, Le Barthélemy Hotel and Spa is the warm weekend escape you’re craving – I’m looking at your friends on the chilly east coast. Here’s how to spend a great long weekend in St. Barths.

Getting There

The majority of U.S. travelers from the east coast fly into neighboring St. Maarten then take a short ten-minute shuttle flight from there to St. Barths. If you’re looking for a more luxe experience, opt to fly Tradewind through San Juan or USVI. You’ll enjoy spending time in a private lounge before you embark on your flight, where you can enjoy a variety of snacks and beverages. This private jet charter company operates a local fleet of Pilatus PC-12s (any aviation lover will be sold on that fact alone) which fly smoothly into the beachside Gustavia airport in St. Barths multiple times a day.

Accommodation

Le Barthélemy Hotel and Spa is located in the tranquil enclave of Grand Cul de Sac on a half-moon shaped, postcard-perfect white sand beach. You can choose from a variety of rooms and suites (44 in total) each of which comes with a terrace, and, some, with private pools. I stayed in one of their Océan Lux Piscine Privée rooms which had the perfect mix of indoor and outdoor space, with one additional feature I’ve never seen at another hotel — a nearly transparent screen that separates both areas adding privacy and also keeping mosquitoes outside. Additional bonus, the rooms come stocked with Hermès toiletries and fresh juice.

If you’re traveling as a group or family, there are two new villas on-property that are a very short walk from the lobby and can accommodate up to 12 people. Each of the villas has two floors, a great room perfect for socializing and eating meals, a large infinity pool and direct private pool access. You can have a chef prepare a meal for you in the villa or walk over to the hotel to eat there. You’ll experience the best of both worlds — the secluded comforts of a private villa with the amenities of a hotel right at your fingertips.

The food at Le Barthélemy is vibrant, fresh and tasty, marrying French and Caribbean flavors. During the day you’ll eat at Aux Amis Plage where you can enjoy a luxurious but light lunch dining on local lobster, a tuna tataki poke bowl or if you’re in a more decadent moos, a truffle pizza. At night you can enjoy inventive dishes that riff on a variety of global flavors such as duck leg gyoza served with duck foie gras and pineapple, or fregola sarda served risotto-style with lobster, curry and mango. You also can’t go wrong with a traditional French onion-soup which I loved.


Le Barthélemy: Recharge Fabulously In 2020 In St. Barths

Everything you’ve heard about St. Barths is true — it has beautiful beaches, a vibrant French flair and well-heeled guests from around the world. With year-round great weather and a relatively short flight from many U.S. cities, it’s a popular destination with travelers who like the finer things in life. As we’re about to embark on the colder months of the year, Le Barthélemy Hotel and Spa is the warm weekend escape you’re craving – I’m looking at your friends on the chilly east coast. Here’s how to spend a great long weekend in St. Barths.

Getting There

The majority of U.S. travelers from the east coast fly into neighboring St. Maarten then take a short ten-minute shuttle flight from there to St. Barths. If you’re looking for a more luxe experience, opt to fly Tradewind through San Juan or USVI. You’ll enjoy spending time in a private lounge before you embark on your flight, where you can enjoy a variety of snacks and beverages. This private jet charter company operates a local fleet of Pilatus PC-12s (any aviation lover will be sold on that fact alone) which fly smoothly into the beachside Gustavia airport in St. Barths multiple times a day.

Accommodation

Le Barthélemy Hotel and Spa is located in the tranquil enclave of Grand Cul de Sac on a half-moon shaped, postcard-perfect white sand beach. You can choose from a variety of rooms and suites (44 in total) each of which comes with a terrace, and, some, with private pools. I stayed in one of their Océan Lux Piscine Privée rooms which had the perfect mix of indoor and outdoor space, with one additional feature I’ve never seen at another hotel — a nearly transparent screen that separates both areas adding privacy and also keeping mosquitoes outside. Additional bonus, the rooms come stocked with Hermès toiletries and fresh juice.

If you’re traveling as a group or family, there are two new villas on-property that are a very short walk from the lobby and can accommodate up to 12 people. Each of the villas has two floors, a great room perfect for socializing and eating meals, a large infinity pool and direct private pool access. You can have a chef prepare a meal for you in the villa or walk over to the hotel to eat there. You’ll experience the best of both worlds — the secluded comforts of a private villa with the amenities of a hotel right at your fingertips.

The food at Le Barthélemy is vibrant, fresh and tasty, marrying French and Caribbean flavors. During the day you’ll eat at Aux Amis Plage where you can enjoy a luxurious but light lunch dining on local lobster, a tuna tataki poke bowl or if you’re in a more decadent moos, a truffle pizza. At night you can enjoy inventive dishes that riff on a variety of global flavors such as duck leg gyoza served with duck foie gras and pineapple, or fregola sarda served risotto-style with lobster, curry and mango. You also can’t go wrong with a traditional French onion-soup which I loved.


Ver el vídeo: Best Saint Barthelemy hotels 2020: YOUR Top 10 luxury hotels in Saint Barthelemy (Septiembre 2021).